elcamaleonesceptico

Mecano de Nubes

Mecano de Nubes




         Las maderas rotas, carcomidas por los recuerdos lloran desde su interior. El alpende a duras penas podía sostener esas estrellas de nieve ahora endurecidas como un corazón desafecto, resistiéndose a su crisálida de agua. Cada vez que el sol se levanta hace su rutinario trabajo como escribano se preciase, mis pasos ahora lentos y arbitrarios, me invitan a buscar el consuelo en rincones parapetados por la hiedra o entre paredes mohosas que vierten su sangre a complejas canaleras que dejan ver sus reventados y sucios codos de uralita. Llevo conmigo un periódico, uno de los muchos que recojo y guardo. Durante el día se convierte en cuaderno de campo en el que anoto con diminuta  caligrafía mis pensamientos en sus márgenes. Es redacción compleja, asiento de lo que puede suceder en cualquier momento. Me acompaña en la observación, luego, de noche, lo deposito con suavidad en alguna papelera. Cada día que pasa lo entierro. No soy un intelectual aunque la lectura y el estudio me dieron calor durante un tiempo. Entiendo  que el conocimiento provoca dolor y jamás sabremos nada porque todo está delante de nosotros y no creo que podamos tocar el otro lado. No soy nada porque no he querido ser alguien que reside en los innumerables ficheros que desgranan y escrutinan la vida. No soy nada porque no pude amarte. Mi edad se hace difícil de averiguar así como mis exiguas pertenencias. Procuro ser tolerado por esta sociedad bajo las reglas más ínfimas del decoro y el saber estar de ellos, así que tengo una casa de alquiler; sótano le llaman a ese palmo de piedras y cascotes de otras habitaciones ya enterradas. Alimento este cuerpo de sueños y culpas sin el atisbo de encontrar algún día mi alma. Es evidente que estoy redactando mi testamento. Me he olvidado de vivir, no quiero sufrir ni busco la oración para ello. Necesito lo mínimo y mi magisterio sólo es oído por los pájaros. Me pregunto una y otra vez por los diferentes actos de la vida y las consecuencias que se derivan de los mismos y que no te pertenecen cuando se desencadenan. Creí haber alcanzado un estado donde nada es igual a indiferencia; fundirme con el espacio infinito que te hace pequeño donde tu ausencia  será motivo de dolor y pérdida.

          Los márgenes de este periódico de repetidas noticias es digno soporte de lo que no es real. Anoto letras que defienden el desamor, circunstancias, sensaciones y el suceso que hoy ha perturbado mis sentidos, abriendo heridas que nunca cicatrizarán. De mañana, temprano, cuando hombres y mujeres meditan el sentido de nuevo día, empecé a caminar buscando el cromatismo en las primeras luces del alba. El eco de lo mágico y de pesadillas del resto de humanos se escapaba por las ventanas de esos nichos provisionales a manera de casas ahora baldeadas por un leve poema de agua. De forma aleatoria, en la tarea de esquivar al destino, sin orden ni concierto, cogí el tranvía de cremallera incrementando así las posibilidades de poder sentir. El camino de hierro constreñido por adoquines domesticados se encarama en una larga pendiente que va dejando atrás el suave y dulzón olor de los vivos. La despedida es continua desde la ropa colgada hacia abajo, sin jerarquías sociales y engalanando las ventanas de rejilla de madera ya abiertas que esconden las heridas de los muros. Asciendo dejando atrás las historias de las que fui partícipe, prosélito como ellos de pequeños paraísos que naufragaban con ese primer café. Las alturas limpian a la ciudad descubriéndonos su geometría, canto de cisne a la racionalidad y esfuerzos humanos por ocuparlas. Estoy en el cubículo. No quería llegar a esta parte del relato aunque he de decirte periódico, que es el sentir de una sima que volverá a tragarme. El hombre crea símbolos y demonios. Cubículo es la palabra que he encontrado en mi viejo diccionario de mano. Otros, podrían llamarlo vagón, departamento, yo que sé. Lo cierto es que el vaho de la transpiración se rompía en formas caprichosas debido al retín de los cristales sin brillo, sucios ya por una pátina de miradas y uso.

          Las
paradas estipuladas hacían de Gólgota forzando a hombres y mujeres con niño en brazos o de la mano a subir o apearse de forma inhumana. Nada de esto perturbaba mi apagado interés aunque algo indicaba leves cambios de mi atención. Empezaba a sentirme como un naturalista que sospecha el vago aleteo de una mariposa extraña a su crucifixión en cualquier alfiler. De entre los pensamientos que se escapan en un momento de lucidez, donde ya nada es importante, de entre los deseos olvidados que suplican algo de calor, apareciste tú. ¿Quién eres? No hay duda de que eres mujer. Tuve la sensación de que ese gusano eléctrico y ruidoso se inmovilizaba en la pendiente de tiempo. A empujones, - disculpe señora- o esbozando una cáustica sonrisa, alcancé la puerta de salida. Accioné la solicitud de parada y el rótulo luminoso fue la señal para la huida de mí mismo. Dicen que la vida puede ser un calidoscopio así, las imágenes se recrean en el dolor habido en las derrotas del alma. Tú eres el mecano, vértigo de lo que aparentemente he vivido. Sibaritismo de la vida. Te sentaré en la mesa de Anacreonte y te hablaré de la belleza de las cosas. Idea. Has despertado mi universo onírico convirtiéndote en una experiencia interior. Dejo de memorizarte y te conviertes en otra pérdida. La catedral deja paso al poder temporal magnificándose la piedra cortesana en la fortaleza palacio apostada cerca de las nubes. La tarde se retira entre la arenisca milenaria y las tejas de adobe que impermeabilizan los sueños. Comí algo hacia el mediodía mientras unos turistas con cámaras fingiendo argollas en sus cuellos me confundían con un vigilante o guía provisional. No sé cuando me senté en este banco de senectud. No hay palomas ni pretendo aliviar la fatiga de mi mente.

          Es un otero donde meditar acerca de lo que no vemos en otros y quizá yo pueda adivinar. Gestos cómplices o amores despechados, historias pequeñas que giran en la espiral de lo inescrutable. Aprovecho la última página de este periódico ya caduco
y arrugado para decirle que tú te sentaste cerca de mí. Al principio creí ver una alucinación provocada por mi excitación. No fue así, bajaste en la misma parada y ahora tu cara se hace nítida en el paisaje del amor ideal. Tenías un periódico en tus manos, escribiste letras rápidas en él; cruce de miradas y una leve mueca atrapada en la instantánea de tu boca. Después te fuiste atravesando mi tiempo. No queda nadie en la explanada decorada solamente por pequeños  remolinos de tierra. La noche empieza a cerrarse y un laberinto de estrellas me hace perder tu rastro. Dejo mi periódico junto al tuyo sin reparar en tu caligrafía. Que otros comiencen otra historia.
 

Libro de Visita


http://www.comoseduciraunamujer.net/blog/wp-content/uploads/2009/08/comoseduciraunamujer-conversar-300x237.jpg
    Una limosnica pa el camaleón aunque sea una mosca. Un cumplido y saludo a los que hacen la página. Sed buenos y agradecidos. Esperamos que os hayan gustado los contenidos. Hasta mañana; buenos días, buenas tardes o buenas noches. Los Moderadores.

Ir a Libro de Visita


Música



     Música. Arte Mayor para regocijo del alma y belleza de sonidos capturados por el recuerdo. Imágenes y matices, emociones y estudio. Placer y ventana al mundo desde el lenguaje universal de pentagrama y la fuerza de los sentimientos.

Ir a Música


Comunidad


http://estebansaiz.com/blog/wp-content/uploads/2007/09/comunidad.jpg

    S
ección abierta al lector de hoy a través de propuestas, opinión y comunicaciones desde el individualismo o movimiento ciudadano no corporativo y apolítico. Compromiso, argumentación y cambio en un mundo actual.

Ir a Comunidad


Valoración y Estadísticas




Imágenes para la Reflexión



     Imágenes para la Reflexión plantea mirar, leer y sonreír, si se puede, acerca de miles de lecturas, datos, sentimientos y demás sensaciones que comportan la plasticidad, lógica, surrealismo y extrañeza de lo que observamos y consumimos. Espero que os guste en lo sucesivo. Está abierta la sección a todas las colaboraciones posibles.

Ir a Imágenes para la Reflexión...


Orbis Terrarum. Viajeros.




    
    P
iedra del camino, el viaje. Tú, la historia contada en una maleta anclada en las estaciones de la vida. Que el periplo te guíe hacia las esferas armilares y al final encuentres lo que buscas. Viajeros, turistas accidentales, apátridas, trotamundos y exilados compartid los espacios.


Ir a Orbis Terrarum. Viajeros


Diccionario de uso Didáctico de la R.A.E.








Buscar Palabra...

    Un diccionario es una obra de consulta de palabras o términos que se encuentran ordenados alfabéticamente. De dichas palabras o términos se proporciona su significado, etimología, ortografía y, en el caso de ciertas lenguas, fija su pronunciación y separación silábica. La disciplina que se encarga, entre otras tareas, de elaborar diccionarios es la lexicografía.

Afiliados Publicidad (Webs Amigas)


 
    Amigos todos de las ondas extrañas, bienvenidos al camaleonesceptico.es.tl. Hagamos una cadena de conocimiento y ocio con el fin de que los contenidos alimenten vuestro conocimiento y sensibilidad. No existe otro interés. Comunicar y sentir. El camaleón.

Ir a Afiliados

Documentales



El documental es la representación de la realidad vista por algo audiovisual. La organización y estructura de imágenes, sonidos (textos y entrevistas) según el punto de vista del autor determina el tipo de documental.

Ir a Documentales


Juegos



     El juego es una actividad que se utiliza para la diversión y el disfrute de los participantes, en muchas ocasiones, incluso como herramienta educativa. Los juegos normalmente se diferencian del trabajo y del arte, pero en muchos casos estos no tienen una diferenciación demasiado clara.

Ir a Juegos


Perfil de Moderadores





=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=