elcamaleonesceptico

Monólogo del Buen Samaritano

Monólogo del Buen Samaritano.



      Buenas noches a todas y todas, noto por algunos huecos que hay menos público que en el día de mi Primera Comunión. No importa, yo tampoco hubiera venido a oírme a mí mismo. Me ha prometido el de la barra, ese que esconde su barriga debajo del mostrador que hoy no va a poner garrafón. Podéis beber sin problemas hasta emborrachaos y así no sabréis quiénes se sientan a vuestro lado, ni tampoco quién va a pagar la cuenta, es lo más gracioso. No quiero engañaros, mi comisión me la pagan en cacahuetes rancios. Es curioso, la semana pasada se envenenaron, ahí mismo, donde estáis sentados vosotros, cinco primos, ¡de verdad, eran primos entre ellos! Calmaos, no os vayáis todavía. Empiezo de una manera original, voy a felicitaros la Navidad cuando ya no es Navidad. Sabéis que este suplicio empieza en noviembre y acaba a finales de enero o principios de febrero y empalma con los valentine, ¡el mío con hielo por favor! Es un hecho probado, incluso por todos ustedes, niños y niñas, que esta celebración coincide con el peor momento del año. Promesas de adelgazar, de cambiar la escobilla del váter, de amar a la suegra a partir de mañana, de dejar de fumar aunque lo sigas haciendo a escondidas…Estudios universitarios muy sesudos aunque con faltas de ortografía, dicen que el 90% de la población, incluyendo a los de derechas, está más bien jodida en dichas festividades. No voy a hablar de política sino de religión, que para el caso es lo mismo. De todas formas, no me hagáis demasiado caso, siempre he sido poca cosa, vamos, un hombre sencillo, antes, me daban miedo esas gomas enormes Milán con sabor a nata porque creía que me podía borrar a mí mismo.

      Bueno, empiezo otra vez, no me gusta la Navidad. Como he dicho, voy a demostrar que la Navidad es el momento más crítico del año. Empecé los festejos comprándome un jamón serrano de dos estrellas al que le habían engordado el precio. Piqué porque me regalaban un kilo de mantecados. Aboné el chiro cuando caducó la oferta, me quedé sin mantecados, es más, ni una copa de anís, esas que te ponen en una bandeja de plata falsa con un mantelico de visillos. Logré sin embargo, un vale por un kilo para el año que viene. Al coger el jamón, se salió de la guitilla y me cayó en el pie fracturándome el metacarpiano del dedo medio. Por supuesto que me salió malo, fresco y tocinoso. No sé porqué, pero su etiqueta estaba en rumano. Esto es así porque me dijo algo, de fresco que estaba, y no lo entendí. Menos mal que se lo he dado a mi cuñado para que lo use de pala en su patera. Hablando de otra cosa, la hipoteca de mi piso de 40 metros cuadrados decidió elevarse a sí misma y yo me hallo más tirado que una manta. Pedí entonces un micro crédito para comprarme en los Reyes Magos el Monopoly y así tener billetes en la cartera de plástico que me auto regalé por  el día de difuntos. Mi mujer adora la Navidad. No habla todavía ni una palabra en español a pesar de que llevo medio año casado con ella aunque sin papeles, la encontré en un cayuco mientras nadaba. Ahora y, como propósito de enmienda, ha empezado el día de año nuevo con la dieta de la alcachofa. Está de moda y dicen que es diurética, por eso se tira todo el día orinando en una escupidera. Cosas de la cultura autóctona. Una cosa, no he ido a la cena de empresa porque estoy en el paro y he dejado de beber porque el hígado ha decidido dejar de funcionar. En la última resonancia magnética, tenía forma de bota con tapón y todo. Me tocó una cesta de Navidad. Un niño con gorro de Papa Noel me vendió por la calle una papeleta para un viaje de estudios. De verdad, era una cesta de Navidad, cuando fui a recogerla, no había nada dentro, claro.

      A esta altura del monólogo, quiero daros la buena nueva. La Navidad a pesar de todo, contiene un mensaje de amor. Significa el nacimiento del Mesi, digo del Mesías... Ha nacido el niño en el pesebre. Bonito lugar…San José, supuesto padre de la criatura, milieurista a más señas, le dijo a su mujer, María, “este alquiler no tiene ni fianza, es el mejor engaño que me han podido hacer”. La mula y el buey van juntos en el precio. Es un lince el José, fijaos, se hizo el loco cuando llegaron los pastores y le preguntaron: ¿Dónde está el padre de la criatura…? En fin, que confundió el Predictor con el test de paternidad. ¡Ah!, ya no hay mula ni buey, el papa de Roma el inefable Inquisidor y plasta dando la bendición Urbe et Urbi en todos los idiomas de La Guerra de las Galaxias, ha dicho que los bichos no son divinos, así que, hemos puesto en el Belén de este año, a dos lituanos como gorilas para que no dejen entrar a los pastores con pelliza, huelen a queso de cabrales  y fluidos de oveja. Desde luego tuve mala suerte en la Navidad del año pasado, las desgracias no vienen solas, me amorticé un viaje de esos de 2x1. Me salió caro porque no tenía con quién ir y tuve que pagar también la media plaza. Fui a Belén, el de verdad. Primero tuve que saltar el muro de tres metros de altura además de alambradas y pinchos de los judíos para llegar a la cueva, el supuesto pesebre. Sin embargo, no había nadie. Un letrero en arameo y dispuesto en el quicio decía. “Cerrado por Reformas”. De todas formas, el niño es un cielo, no se sabe qué cara tiene aunque los hay de todos los gustos y tamaños, algunos con más de cinco kilos de peso al nacer, otros, horteras anglosajones de cabellos rubios y ojos azules, aunque una amiga mía algo hippie pero con dinero,  ha puesto un engendro del Tercer Mundo supongo que para que los feos tengan derecho a asustar. Voy a confesaros un secreto, cuando mi abuela hacía el portalico, ponía una figurita muy rara, un tío cagando entre unas ramas. La verdad es que la figurilla olía de vez en cuando si te acercabas a ella. Podéis reíros, de verdad, por lo menos me pagarían las copas que debo ya esta noche.

 

      Voy a terminar mi deprimente discurso con los adornos típicos de estas fiestas, las uvas de la suerte, de ellos y los maléficos Reyes Magos. Decidimos poner el árbol de las bolas. La idea era esconder las manchas de humedad del recalo de este año con un árbol generoso y enhiesto. Fui al supermercado. En el aparcamiento subterráneo, una chica con generosa minifalda, me acosó y terminó haciéndome un seguro a todo riesgo para poder llevar el carro de la compra con toda confianza. Luego me dijo la policía que era un timo. Creí firmemente que era buena idea. Nunca escarmiento. Repuesto del susto, llegué a la sección de saldos, solamente quedaba un abeto bonsái. Compré canicas en vez de bolas… las pegué en el árbol con superglup y quedaron de lo más chic. Es evidente que no conseguí esconder las manchas de la pared aunque no quedó mal, sobre todo porque lo puse encima de la tele junto a la muñeca legionaria, recuerdo de la mili. Sigo con las uvas de la suerte. Tocaron las campanadas en casa de mi madre. Me echó de casa y me recoge por Navidad, como los turrones de El Almendro. Este año, mi madre puso uvas que más bien parecían melones. Cogí un empacho además de atragantarme seriamente. Me llevaron al hospital in extremis y me diagnosticaron ingesta e intoxicación compulsiva de frutas del tiempo. Vamos que daría positivo en un test de alcoholemia. No pasé de los cuartos si os preguntáis si me las comí todas, de todas maneras, cambiaron la cadena, como siempre, pusieron una local y equivocaron los toques porque sonó en el plató un teléfono con politono del lamento boliviano. Al final, tuve una buena idea, guardé el resto de uvas para hacer pasas y salir de la empresa con éxito el año que viene. Termino con los Reyes Magos. Nunca he entendido el porqué de “Magos”. Quizá porque un hombre vestido de lentejuelas y chistera me sacó de la nariz una moneda además de mocos algo viscosos cuando era más tonto que ahora. Lo cierto es que no he tenido regalos este año. Dejé migajas del Roscón de Reyes y una copilla de anís en la ventana, pasaron de largo. ¡Y eso que hice de Rey Mago! No importa, el INEM me mandó a principios de diciembre una carta  con mi nombre bien puesto y todo donde me decía que había una plaza de Rey Baltasar vacante. Fue terrible, me pintaron de negro, sin crema protectora, me quemé la piel y me salieron ampollas hasta en el cielo de la lengua. Me robaron la bolsa de caramelos unos niños antes de que la carroza empezase la ruta indicada. Tuve que simular que tiraba algo mientras que la gente decía: ¡aquí, aquí…No te los guardes pa ti! Para colmo, mi mujer se ríe porque me recrimina que de negro no tengo nada de nada. ¡Que se acabó, que no quiero hablar más de la Navidad! Este año voy a festejar el día de los Inocentes. Estáis invitados.


Libro de Visita


http://www.comoseduciraunamujer.net/blog/wp-content/uploads/2009/08/comoseduciraunamujer-conversar-300x237.jpg
    Una limosnica pa el camaleón aunque sea una mosca. Un cumplido y saludo a los que hacen la página. Sed buenos y agradecidos. Esperamos que os hayan gustado los contenidos. Hasta mañana; buenos días, buenas tardes o buenas noches. Los Moderadores.

Ir a Libro de Visita


Música



     Música. Arte Mayor para regocijo del alma y belleza de sonidos capturados por el recuerdo. Imágenes y matices, emociones y estudio. Placer y ventana al mundo desde el lenguaje universal de pentagrama y la fuerza de los sentimientos.

Ir a Música


Comunidad


http://estebansaiz.com/blog/wp-content/uploads/2007/09/comunidad.jpg

    S
ección abierta al lector de hoy a través de propuestas, opinión y comunicaciones desde el individualismo o movimiento ciudadano no corporativo y apolítico. Compromiso, argumentación y cambio en un mundo actual.

Ir a Comunidad


Valoración y Estadísticas




Imágenes para la Reflexión



     Imágenes para la Reflexión plantea mirar, leer y sonreír, si se puede, acerca de miles de lecturas, datos, sentimientos y demás sensaciones que comportan la plasticidad, lógica, surrealismo y extrañeza de lo que observamos y consumimos. Espero que os guste en lo sucesivo. Está abierta la sección a todas las colaboraciones posibles.

Ir a Imágenes para la Reflexión...


Orbis Terrarum. Viajeros.




    
    P
iedra del camino, el viaje. Tú, la historia contada en una maleta anclada en las estaciones de la vida. Que el periplo te guíe hacia las esferas armilares y al final encuentres lo que buscas. Viajeros, turistas accidentales, apátridas, trotamundos y exilados compartid los espacios.


Ir a Orbis Terrarum. Viajeros


Diccionario de uso Didáctico de la R.A.E.








Buscar Palabra...

    Un diccionario es una obra de consulta de palabras o términos que se encuentran ordenados alfabéticamente. De dichas palabras o términos se proporciona su significado, etimología, ortografía y, en el caso de ciertas lenguas, fija su pronunciación y separación silábica. La disciplina que se encarga, entre otras tareas, de elaborar diccionarios es la lexicografía.

Afiliados Publicidad (Webs Amigas)


 
    Amigos todos de las ondas extrañas, bienvenidos al camaleonesceptico.es.tl. Hagamos una cadena de conocimiento y ocio con el fin de que los contenidos alimenten vuestro conocimiento y sensibilidad. No existe otro interés. Comunicar y sentir. El camaleón.

Ir a Afiliados

Documentales



El documental es la representación de la realidad vista por algo audiovisual. La organización y estructura de imágenes, sonidos (textos y entrevistas) según el punto de vista del autor determina el tipo de documental.

Ir a Documentales


Juegos



     El juego es una actividad que se utiliza para la diversión y el disfrute de los participantes, en muchas ocasiones, incluso como herramienta educativa. Los juegos normalmente se diferencian del trabajo y del arte, pero en muchos casos estos no tienen una diferenciación demasiado clara.

Ir a Juegos


Perfil de Moderadores





=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=